Lvds nº 3. Meditación de fin de año de Colette

By enero 1, 2022enero 7th, 2022Europa

LOS VALIENTES DUERMEN SOLOS

COLETTE

Meditación de fin de año (1931)

POR LOS VALIENTES DUERMEN SOLOS

 Cubierta Lvds Colette 1 y 2. [ARTWORK Los Valientes Duermen Solos. Imprenta Ex-Typographia 153. 31 de diciembre de 2021. ]

 

                                                      ENERO TRAE LA HORA DE SALIDA DE LA LUNA. Como en un poema lorquiano, son las siete. El periodo sinódico de los nodos, es decir, el tiempo transcurrido entre dos pasos consecutivos del Sol por el nodo lunar es a la segunda hora de la madrugada. Iluminada en un casi cuatro por ciento, la Edad Lunar es de casi treinta. ¿Hecho banal? ¡Quién lo duda! ¿Qué otras cosas? Un planisferio celeste con niebla densa, por ejemplo. Y así trascurren los años, con un ambiente cálido y sonoro, y con nubes escasas hasta la vigilia. del texto de la empolvada Colette, Meditación de de fin de año (1931), publicado en la revista D’Ací i d’Allá (1931) y chiste gráfico de Fernando Bosch Tortajada en el semanario L’Esquella de la Torratxa (3-1-1930), titulado Entre dos años. El pie del dibujo juega con dos significados de la palabra mujer. Antes de estallar la Guerra Civil Bosch dejó Barcelona. La apariencia alemana de su apellido, le motivaron a alterarlo públicamente, firmando a partir de entonces todas sus obras como «Bosc». La fascinación por trabajar en París le lleva una mezcla tan dispar. En este sentido, a veces cuesta saber si al autor la historia se le va de las manos o si su apuesta es abrazar sin manías la confusión provocada por una mezcla anárquica de géneros, tonos y registros. Es una mezcla con nombres tan dispares como la poesía inflamada y el sarcasmo sociopolítico, el avantgarde artístico en el París de hace un siglo y las trifulcas con narcos, psicópatas asesinos, la gastronomía, el fetichismo sexual, el encargo del cliente anónimo o el ilustrar para Balenciaga, Dior, Givenchy, Vogue, Harper’s Bazar. O si está trastocado. Son dilemas que tiene el protagonista por ser amigo, en Nueva York, de Hemingway y Truman Capote. La principal virtud de Meditación de de fin de año, de Colette es la vitalidad que desprende: quiere ser una celebración de la vida y lo es. Colette regresa con la pequeña bull-dog y la pastora flamenca. Ha nevado en los pliegues de sus vestidos, un azúcar que se funde en los pliegos de la boca de Poncette y el morro puntiagudo de la pastora flamenca. Habían salido a contemplar la nieve, la verdadera, nieve y el verdadero frío, rarezas parisinas, ocasiones, casi imposibles de encontrar del fin de año. En mi barrio desierto hemos corrido como locas. Un año más… ¿De qué sirve contarlos? Este fin de año no me recuerda nada a los primeros fines de año de mi juventud; ¿Quién me puede volver la solemnidad pueril de los fines de año de otro tiempo? Colette.

Comité de redacción

EL SERRUCHO

Sueño Vigilia (experimentar)

 

«La forma de los años ha cambiado para mí mientras que yo también cambiaba. El año no es aquel camino ondulado, aquella cinta descabellada (…) Después la cinta ondulada descendía, vertiginosa, hasta romperse de repente ante una fecha maravillosa, sopesa entre las dos añadas como una flor de escarcha. Fin de Año.»
COLETTE, Meditació de cap d’any, pp. 9 

 

Colette [Hay trad. cat. de Llibreria Catalonia: Meditació de cap d’any. pp. 36. D’Ací i d’Allá, Barcelona, enero de 1931. Colección nº 157. Vol. XX. Dirección: Carles Soldevila. Magazine mensual. Gravados de J. M. Llovet. Cubierta por R. Camps. Editor: Llibreria Catalònia. Esta primera edición se terminó de imprimir en la imprenta Llibreria  Catalonía en Plaça Catalunya nº 17 de Barcelona.]

✂————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Leave a Reply