Lvds. nº 1153. Vigésima primer luna con Navid Kermani

By abril 18, 2022junio 8th, 2022Uncategorized

LOS VALIENTES DUERMEN SOLOS


Vigésima primer luna
Navid Kermani

POR LOS VALIENTES DUERMEN SOLOS

 

«Me pierdo el amanecer (…) Viendo que son ya las ocho y media y que no ha aparecido un solo empleado, me conformo con darme un chapuzón en una piscina color verde musgo. Esa misma noche, Sashko ya había tenido un conflicto con los tres rusos.»
NAVID KERMANI, Cap. Vigésimo primer día, pp. 162

Bordeando el Mar Negro hasta Odesa

   

Un soldado en una calle de San Salvador. Una fotografía de José Cabezas (Reuters). 148 asesinatos en dos días. 70.000 personas dedicadas a la extorsión y el homicidio. La aprobación del Estado de excepción como un mero trámite. Guerra y empobrecimiento. Los textos necesitan un periodismo con empatía y sin miedo a explicar la dureza de las noticias. Reporteros sin Fronteras ha denunciado el secuestro por los rusos del padre de la periodista Svitlana Zalizetska con el objetivo de canjearlo por el control del medio que ella dirige, RIA-Melitopol. El hombre, de 75 años, fue finalmente liberado en la noche del viernes y Zalizetska ya no controla ese medio, según RSF.

El trabajo de Oleksii Stanchevskii* está a pie de calle, a pie de Telegram y Viber; no dispone de más medios para su activismo que cualquier otro ciudadano. El pasado sábado ni siquiera tenía acceso en casa internet. Él y otros activistas llevaban meses preparándose para la invasión. Entre los informes que maneja destaca La muerte de Putin, editado por el centro de estudios Instituto Ucranio por el Futuro. Las ciudades son los centros neurálgicos del poder desde hace milenios. Su relevancia ha ido creciendo a lo largo de la historia de la mano de los procesos de urbanización, y con ella ha aumentado su importancia estratégica en las guerras. Las guerras urbanas conceden una posición de especial ventaja al defensor. Los inmuebles y las estructuras de las ciudades ofrecen extraordinarias oportunidades para esconderse y refugiarse. Los asaltantes, para penetrar, se ven obligados a desfilar por espacios previsibles y limitados como las calles o avenidas. En esa tesitura, la doctrina militar rusa parece optar reducir la exposición a esos encarnizados combates cuerpo a cuerpo y apostar por la laminación de la resistencia vía bombardeos masivos. Así lo hicieron en Grozni, en los noventa, y en Alepo, en la década pasada. Y en Mariupol el patrón es parecido. La ciudad está sufriendo la total destrucción.

*Oleksii Stanchevskii es un periodista de 28 años que forma parte de una tupida red de activistas diseminados por toda Ucrania que tratan de tener a buen recaudo las vías por las que llega la información a la ciudadanía.

Bulgákov era un ruso de Kiev, ciudad donde se licenció en medicina. Isaak Bábel nació en una familia judía de Odessa. Otra hija de Odessa era Ajmátova. El humor cáustico de Ilf y Petrov, salieron de esa misma ciudad al lado del Mar Negro. Y hasta los principales precursores del futurismo ruso, Kruchenykh y los hermanos Burliuk eran hijos de la tierra ucraniana. Los discursos de las lenguas ucranianas las han aprovechado todas las facciones implicadas en un conflicto que viene de muy lejos. Por un lado, la narrativa pro rusa se ha movido siempre entre el argumento supremacista y un victimismo fingido inexistente e inversemblante. Por el otro, los sectores más nacionalistas ucranianos han sido muy intransigentes con los derechos lingüísticos de una población rusófona de Ucrania. Una población que, en el último censo, representaba no menos del 30% de sus habitantes, concentrados justamente a las regiones de Crimea y Donbass. La invasión rusa de Ucrania destruye un marco cultural secularmente compartido. La entrada al gobierno de clara orientación fascista y la identificación de las lenguas con determinadas posiciones políticas hizo pensar a muchos rusófonos que los derechos lingüísticos en la nueva Ucrania se les complicarían hasta el extremo. Los separatistas pro-rusos del Donbass emprendieron la amenaza de derrogación a pretexto de convencer una gran parte de la población rusófona de las regiones orientales. La amenaza de discriminación lingüística hizo decantar muchos rusófonos por el bando pro-ruso. El último elemento ha sido el discurso nacionalista del Kremlin de no abandonar a su gente. Esta tensión Putin la ha transformado en guerra, valiéndose de una retórica rusocentrista de tono victimista e imperialista a la vez. Un rótulo electrónico en Kiev espera el paso del ejército ruso con un mensaje en el idioma de Dostoievski: “Soldado, ruso, ¡ves a la mierda!”. Los elementos que han condicionado la complicada relación entre Ucrania y Rusia han estado muchos y de muy diversos, por supuesto, pero el factor lingüístico y nacional ha estado siempre uno de los más relevantes.
www.losvalientesduermensolos.com

Album Lvds Nikolái Gógol. Detalles de las ilustraciones «Process Belarus» collages 2020-2021 por Andrei Liankevich. [ARTWORK Los Valientes Duermen Solos. Imprenta Ex-Typographia 153. 2 de febrero de 2022.]

1/28 Luna. El vaso de tinta [Literatura]
Nikolái Gógol. Майская ночь, или Утопленница (1831) [Hay trad. cast. de Keller: Noche de mayo o la ahogada.  Colección nº 324. Rústica cosida. 12 x 19 cm. Cubierta litográfica a dos tintas. Buen papel de hilo. Editor: Jimenez Fraud. Esta primera edición sin fechar se terminó de imprimir en Madrid en la imprenta Rafael Caro Raggio cerca del año 1900.]

3/28 LunaUpper Egypt Series [Fonética y sonora]
 Josiah Steinbrick. Liquid / Devotion & Tongue Street Blue (2020) [LP. Álbum. Vinilo 12″. A6 y B6. Percusión por Craig Weinrib (pistas: A5, A6, B2). 36min 11 seg. 12 canciones compuestas por Josiah Steinbrick. Grabado y mezclado por Lewis Pesacov. Masterizado por Patricia Sullivan. Sello: Hands in the Dark. Artwork de Adam Tullie.  Tipografía por Sam Gendel. Este primer planchado se publicó en Francia el día 18 en el mes de septiembre del año 2020.]

7/28 Luna. El banquete de la vida [Gastronomic 1]
 Josiah Steinbrick. Liquid / Devotion & Tongue Street Blue (2020) [LP. Álbum. Vinilo 12″. A6 y B6. Percusión por Craig Weinrib (pistas: A5, A6, B2). 36min 11 seg. 12 canciones compuestas por Josiah Steinbrick. Grabado y mezclado por Lewis Pesacov. Masterizado por Patricia Sullivan. Sello: Hands in the Dark. Artwork de Adam Tullie.  Tipografía por Sam Gendel. Este primer planchado se publicó en Francia el día 18 en el mes de septiembre del año 2020.]